La diáspora de la LVBP

Hoy quiero referirme a una institución que ha sido considerada dentro del mundo del béisbol del caribe como una de las mejores ligas, sino la mejor…se trata de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP).

El Palco de Rafa. Por José Rafael Cadenas

Son mas de 75 años de historia presente en la tierra de Bolívar, en las que han salido tanto peloteros, desde que Alejandro «Patón» Carrasquel debutó en las Grandes Ligas con los Senadores de Whashington en 1939 y luego mas de 400 venezolanos han seguidos sus pasos.

Ejemplo de organización que para muchas ligas adscritas a la Confederación del Caribe, si bien sus inicios fueron duros en una Venezuela que se modernizaba a mediados del siglo pasado, que soportaba las dictaduras, el inicio de la democracia y no menos, muy complicadas situaciones económicas, la institución logró mantenerse en un país en donde muchas otras desaparecieron. Son más de 75 años de historia en donde aparecieron franquicias que dejaron huella en la pelota rentada del país suramericano y como una vez conversaba con el historiador Javier González, la pelota ha sido parte del desarrollo del país desde la era comptemporánea.

En los noventa vino el gran salto

Si bien, durante los primeros 40 años fue una etapa de mucho sacrificio para sus miembros en los que sortearon obstáculos, pues la relativa estabilidad financiera ayudó a los equipos a perseverar la liga, dos fueron sus fundadores hace mas de 70 años: Leones del Caracas y Navegantes del Magallanes.

Estas dos divisas han compartido con las otras seis que actualmente la integran el fruto de esos duros inicios, que en los años noventa vimos consolidados como una de las mejores ligas del Caribe. En esa década la liga vivió un proceso de crecimiento que vino acompañado de mejoras en todos los sentidos para los equipos, expansión de seis a ocho equipos, fortalecimiento de sus relaciones con el béisbol organizado de los Estados Unidos, crecimiento en las trasmisiones de televisión, lo que ayudó a difundir aún más los juegos a lo largo y ancho del país.

En consecuencia los equipos también empezaron a cambiar, crecieron económicamente y obviamente en los deportivo se vio el resultado con la instalación de academias en el país en las que se observó una explosión de peloteros venezolanos en el mejor béisbol del mundo. Todavía recuerdo en esos 10 años como los equipos  comenzaron a trabajar con sus propias productoras de televisión para registrar en sus archivos el día a día a lo largo de los torneos, esto en conjunto con el apoyo de las plantas televisivas fueron determinantes para el crecimiento del béisbol e incremento de su afición.

En el nuevo siglo continuó el progreso con una LVBP mucho más fortalecida, ya con un convenio de trabajo y acuerdos que le permitieron progresar, todo ello gracias al aporte de la empresa privada y es justo decirlo, de empresas Polar, quienes en todo momento apoyaron a todos los equipos y que de alguna manera su historia viene de la mano con la institución deportiva.

A pesar de la llegada de Hugo Chavéz al poder, en los primeros 14 años del régimen, la liga supo mantener su independencia, generando crecimiento a los equipos al punto que muchas personas en el mundo del béisbol la siguieran como un ejemplo de oranización que fue copiada por las otras ligas en el continente. Vale citar que ya desde los noventa, personeros de otras regiones que estaban creando sus propios circuitos en este deporte, se acercaron al ente rector de la pelota venezolana para solicitar su colaboración con el objetivo de organizarse para el arranque de sus campeonatos. Cabe señalar que los aportes de ilustres empresarios venezolanos de la pelota, como Oscar «El Negro» Prieto y Pablo Morales fueron fundamentales, al punto de que junto otros, fueron los precursores de la «Serie del Caribe».

En otro orden, hay que recordar que con en los primeros 14 años desde que los chavistas tomaron el poder, la LVBP supo mantenerse y lograr acuerdos importantes en la parte comunicacional, vale recordar que se logró las transmisiones de TV a través de los canales Espn y Fox Sports, lo que contribuyó aún más con la imagen de la pelota venezolana y de paso generó importantes aportes a la liga y sus equipos miembros. Sin embargo, no todo fue color de rosa, en ese tiempo  también se tuvo que sortear el paro del año 2002-2003 y el intento del gobierno por tratar de tomar el control de algunos de los equipos mediante la intervención de los clubes que son fundaciones o la compra de equipos por parte de gente adepta al oficialísmo. También el uso del control de cambio fue otra estrategia del estado para intervenir de alguna forma y  en la cual la LVBP tuvo que mantener un trato diplomático con las autoridades para conseguir las divisas para realizar el campeonato. En ese tiempo, hay que rescatar el profesionalismo de todos lo miembros de la institución que manejaron bien la situación al punto que después del paro, la liga creció en todos los aspectos.

Buenos presidentes al frente

Es justo decir, que como testigo del hecho que recuerdo al Dr. Rmón Guillermo Aveledo, Dr. José Gracsso Vechio como dos directivos claves en ese proceso, luego cuando el Oscar Prieto Párraga tomó el control continuó con la proyección al punto que la LVBP contó con la trasmisión televisiva de todos los juegos, amén de las mejoras económicas. Con esto quiero dejar claro que  no estoy descalificando las gestiones pasadas, solo deseo exponer lo que yo viví al trabajar directamente en la LVBP bajo el mandato de estos tres presidentes, quienes lograron importantes avances en beneficio de la institución, los equipos miembros y su personal.

Vale citar el progreso en el arbitraje al punto de que el camino que inició Manuel González al ser el primer umpire venezolano en las mayores sigue creciendo y en esta semana ya han debutado dos más, José Nava y Edwin Moscoso.

Tras la salida de Oscar Prieto, entró al mando  otro hombre de béisbol, se trató de Juan José Avila quien le tocó a mi juicio la parte más dura, en su carrera ha sido una persona exitosa, pues junto a Alfedo Guadarrama fueron calves en el crecimento de la organización magallanera, pero para Ávila, las cosas no fueron nada fáciles pues desde que Nicolás Maduro asumió el poder, el país ha experimentado la peor época del gobierno chavista, su política de intervensionismo llegó a tanto que muchas de las empresas se fueron del país y allí la organización peloteríl perdió valiosos aliados cuyas consecuencias se están viendo ahora.

Ante este panorama Juan José Avila enfrentó lo que muchos no pensaron, a raíz del embargo decretado por el gobierno norteamericano en el cual prohíbe a las organizaciones de su país hacer negocios con las instituciones gubernamentales venezolanas. Ante ello, la oficina del comisionado de las mayores sacó de manera unilateral a la LVBP del Winter League Agreement (WLA) y esto generó en ese instante una situación muy complicada al dejar sin personal a los equipos, es decir peloteos, técnicos y en algunos casos personal de oficina que están firmados por las organizaciones de MLB.

A partir de ese momento comenzó una titánica gestión para demostar ante la OFAC que la liga es una institución privada, sin embargo había un talón de Aquiles, Magallanes y Tigres de Aragua son fundaciones que tienen directivos gubernamentales en sus juntas directivas y en consecuencia, estas dos  divisas quedaron fuera del acuerdo invernal. Ante esta situación, Ávila trató junto a los dueños de planificar una temporada hasta que justo poco menos de dos meses para iniciar los entrenamientos, decide renunciar por motivos «personales», esto después de que  Diosdado Cabello amenazara con cárcel a los directivos de la liga si la temporada no se completaba con el calendario como el gobierno quería, algo insólito desde todo punto de vista. Por ello en lo personal creo y de acuerdo con fuentes allegadas a la liga, Ávila decide renunciar por tal atropello por parte de la dictadura y la institución entra en emergencia, pues toda la junta directiva renunció para protegerse de una medida fuera de todo contexto.

Los dueños se reunieron en emergencia y ante la petición de varios presidentes de equipos, asumió Giuseppe Palmisano, quien había estado al frente del Magallanes de manera exitosa, posteriormente la LVBP pudo sacar su temporada con las limitaciones que se acordaron con MLB.  

No todo ha sido fácil para la gestión de Palmisano, llegó la pandemia del Covid -19, en un país en donde el sistema de salud es uno de los peoees del mundo, inclusive por debajo de algunas naciones del África y para colmo con menos patrociantes, un cóctel nada fácil de digerir, ya hemos sido testigos de las declaraciones del actual presidente de la LVBP, que ha dicho: «Si la temporada fuese en este momento, sencillamente no podemos hacerla».

De acuerdo con mis fuentes, la liga tiene listo el protocolo de seguridad contra el Coronavirus, de hecho lo envió a Ministerio del Deporte con anticipación, sin embargo, para variar no han recibido respuesta y de acuerdo con el WLA, estos requisitos deben ser enviados con anticipación.

Otro aspecto que hay  tomar en cuenta es el patrocinio, hace unos días atrás, varios directivos de los equipos mostraron su preocupación, pues hay conjuntos que no han vendido una valla, aparte de que la salida de Dirtectv fue nefasta desde todo punto  de vista.

Pero no todo termina allí, ahora la independencia de Bravos de Margarita pende de un hilo, pues como consecuencia del decreto de intervención las empresas del empresario Tobías Carrero Nácar por parte del gobierno, las posibilidades de una confiscación de Bravos de Margarita son altas, de allí, que en la misma semana la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe emitió un comunicado en donde en su segundo párrafo expresamente declaró los siguiente:

El Comisionado del Caribe Lic. Juan Francisdo Puello Herrera y los miembros de la Asamblea de presidentes de la CBPC expresan su confianza en la información que se ha recibido al respecto, en caso de ser veraz, quedará resuelta satisfactoriamente en favor del béisbol profesional venezolano y su gran afición. En consecuencia se entiende que deberá respetarse la actual estructura directiva, administrativa, y organizacional del equipo Bravos de Margarita, manteniéndose tambien la confiormacion actual del Consejo de Directores de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, que inlcluye a los directivos del equipo Bravos de Margarita como interlocutores plenos y reconoocidos ante la Confederacion del Caribe…

Comunicado de la Confederación de Caribe

Como dice el dicho, «Guerra avisada no mata soldado», pues en la parte final del comunicado se sentencia que las ligas profesionales del Caribe, así como la CBPC hacen votos para no tener que discutir y aprobar resoluciones que bloqueen a la LVBP o sus equipos en la participación en las futuras Series del Caribe y obviamente en las relaciones con el béisbol organizado, las otras ligas de la región y el WLA…amanecerá y veremos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.