Temporada de la incertidumbre

Las grandes ligas de beisbol arrancarán su temporada 2020 este 23 de julio en medio de la pandemia. Por esta razón son muchas las dudas que se siembran sobre la logística, los protocolos de seguridad y los jugadores a practicar.

EL PALCO DE RAFA. Por José Rafael Cadenas.

Hoy por iniciativa de nuestro editor en Pluma Volátil, reactivo mi columna «El palco de Rafa» para expresar mi sentir por lo que está pasando en el mundo del béisbol, sobre todo en las Grandes Ligas que desde que se hizo el anuncio de reactivar los campos de entrenamientos con miras al inicial la campaña 2020 el próximo 23 de julio, las noticias no han parado y cada día son más sonados los casos de contagio por Covid-19 y en consecuencia la deserción de varios peloteros.

Entrenamiento en suspenso

No es para menos, ya los Astros de Houston, Nacionales de Washington y ahora los Gigantes de San Francisco habían suspendido temporalmente los entrenamientos por falta de los resultados de las pruebas de Covid-19. Esto sin lugar a dudas trae consecuencias en las preparación de los peloteros para el inicio de la temporada. Vale citar que en condiciones normales, estos atletas entrenan más de un mes en un “Spring Training” que comienza en febrero para estar listos para el inicio del campeonato en marzo o abril y aun así pasan el primer mes haciendo los ajustes necesarios para mejorar su rendimiento para una zafra de seis meses. ¿Ahora qué podemos esperar en una situación en la que apenas tienen semana y media para el «Opening Day»? Es un escenario nada fácil para los managers.

Deserciones a diario

Pero no solo es el poco tiempo para entrenar, ahora se suma algo que estaba previsto, lo que podríamos llamar «crónica de una muerte anunciada» y me refiero a el retiro en estampida de peloteros claves para los equipos. Una situación que genera otra preocupación para los gerentes, así como para el cuerpo técnico. Como se sabe las novenas en las mayores están planificados con antelación, de hecho la rotación de abridores es fundamental y cuando uno o dos elementos no está, la gerencia debe buscar los reemplazos que le permitan mantener el rendimiento deseado.


Ya son varios los serpentineros que se han negado a participar el presente año, entre ellos están Mike Leake de los Diamondbacks de Arizona, David Price de los Dodgers de Los Ángeles, Félix Hernández de los Bravos de Atlanta y Héctor Noesí de los Piratas de Pittsburgh. En consecuencia, los clubes enfrentan una campaña corta de 60 juegos en la que lo gerentes deberán adaptarse a una situación parecida a las que viven las ligas de invierno, tomando decisiones urgentes para hacer las debidas sustituciones.

No todo es malo

Hay equipos que pueden sacar provecho de esta situación para sorprender en este año. Vale destacar a los Padres de San Diego por ejemplo, que tienen una buena rotación de pitcheo que junto con un roster con buen balance, puede alegrar la división oeste de la nacional ante los favoritos Dodgers. Los «religiosos» cuentan en la lomita con los brazos de Zach Davis y Chris Paddack quienes juntos a Dinelson Lamet, Garrett Richards y Cal Quantrill podrían aprovechar este zafra de 60 desafíos en un embalaje ganador.


Otra de las novenas a considerar son los Azulejos de Toronto quienes también tienen buenos abridores, entre ellos al coreano Hyun.Jin Ryu llegado de los Dodgers para aportar su calidad. Tanner Roak, Matt Shoemaker y el japonés Shun Jamaguchi, debutante después de llegar procedente de la liga japonesa, forman una rotación interesante. También los Medias Blancas se unen a ese grupo para ser una posible sorpresa en su división y vaya sorpresa con una rotación que tiene a Dallas Keuchel, Gio González, Lucas Giolito, Reynaldo López y Dylan Cease.


¿Qué tienen de común estos tres equipos? Que pueden mover las piezas en el roster para colocar a los que estén más encendidos en ese momento y que en el papel cuentan con personal para responder al desafío.

Grandes actuaciones

Eso podemos esperar de jóvenes como Ronald Acuña Jr. de los Bravos, Vladimir Guerrero Jr. de Toronto y los lanzadores Chris Paddack de San Diego, Zac Gallen de Arizona, Zach Plesac de Cleveland, Jesús Luzardo de Oakland y Griffin Canning de Anaheim quienes están llamados a seguir mostrando su calidad con números muy llamativos para esta temporada flash.

Interesante fecha


Será el 31 de agosto cuando a las 12 de la noche termine el plazo para que los equipos hagan los cambios directos entre ellos mismos. ¿Qué podemos esperar? seguramente muchos movimientos, sobre todo en los equipos que tengan grandes posibilidades en pasar a la postemporada. De allí lo que mencionaba al inicio, la gerencia deberá moverse como si fuese una liga invernal en la cual los scouts de avanzada deben hacer el seguimiento respectivo para dar la mayor información posible antes del plazo previsto y tomar decisiones que pueden ser clave en conseguir un anillo de Serie Mundial o no.


En lo personal creo que vamos a ver una gran temporada en la que se seremos testigos de muchos movimientos en los rosters, es decir, mucha acción a nivel de la oficina, además del hecho de que en la Liga Nacional tendremos el bateadoror desigando, lo que da mayor importancia a la hora de contar con un buen cuerpo de pitcheo que le permita a los pilotos tratar de frenar la ofensiva contraria y sobre todo con algo que hay que lidiar y que es nada menos que la pandemia del Covid-19 que también puede ser protagonista al decidir la participación o no de muchos peloteros claves, así como si se termina de jugar la campaña 2020 del mejor béisbol del mundo…amanecerá y veremos.

Foto: MLB

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.