Hasta los médicos son acosados por ser «opositores»

El cardiologo Guillermo Soto denuncia persecución en el Zulia


Por: Rafael David Sulbarán. Periodista.

Come queso. No se ha ido.


 

La persecusión política en nuestro país está en todos lados, en casi todos los rubros, donde sea. En un hospital, donde se supone que las tendencias políticas deben ser secundarias, terciarias, el personal es acosado por «ser opositor» según ha denunciado Guillermo Soto, médico cardiologo del hospital Pedro Iturbe, mejor conocido como el «General del Sur», en el municipio San Francisco del estado Zulia.

Persecusión GS
Guillermo Enrique Soto Hernández es cardiologo.

«Yo recibía constantes amenazas del personal que desde el año 2012 tomó el hospital con el cambio del gobierno regional de tendencia chavista y como sabían que era médico opositor, no debajan que hiciera mi trabajo, siempre me agredían verbalmente y hasta más», expresó el doctor Soto. El pasado 20 de diciembre de 2015 las amenazas se convirtieron en golpes. Soto acusa a Guillermo José Morán, coordinador de seguridad del hospital y miembro del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) de levantarlo a golpes en su cubículo mientras trabajaba, «eso fue así de repente, entró a mi área y me levantó a trancazos, sufri varias lesiones», agregó.
Soto también señala al director del hospital por mantenerse en apoyo a estas acciones, «seguro todo esto es un plan para sacarnos a todos, mis compañeros que no apoyan el gobierno también reciben ese tipo de tratos, vejaciones, acusaciones por ser opositores, en total una persecusión laboral fuerte», comentó.

En varias ocasiones su vehículo fue dañado, golpendole la carrocería, «hasta los guardias de seguridad me trataban mal, claro haciéndole caso a su jefe», recordó Soto quien es un fiel participante de las convocatorias opositoras como marchas y manifestaciones, «simplemente por ser un protestante activo, por expresar mi incorformidad con este gobierno acá he sufrido junto a muchos esa persecusión absurda», dijo.

img-20161018-wa0009

Persecusión GS
Soto denuncia persecusión por parte del Sebin. Teme también por su familia.

El doctor Soto realizó una denuncia formal ante el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) el pasado 22 de diciembre, y hasta ahora no se había atrevido a hablarle a la prensa, «también por temor a sufrir mayores consecuencias, temo por mi familia, mi integridad física, esta gente es capaz de todo, porque luego que denuncié, me acusaron de mala praxis», explicó.

Precisamente luego de exponer a Morán ante el Cicpc, este respondió levantabdo denuncias de malas prácticas en pacientes que habrían caído en riesgo por una mala evalución pre operatoria por parte de Soto, «fue directo al Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) a armar la denuncia en mi contra con ayuda del comisario José Sánchez Molina, supervisor de operaciones del Sebin región occidente funcionario que es asignado directamente por el ministro de interior y justicia Nestor Reverol , los cuales se encargaron de incriminarme sin justa causa delitos que jamás he cometido y de la misma forma estoy en la capacidad de demostrar todos los elementos probatorios a mi favor y testigos , aparte que jamás entendí como la Policia de inteligencia política podría tener un caso de esta índole supuestamente y no la policia científica de investigación que le correspondería legalmente», sentenció el doctor Soto, dejando clara la denuncia de persecusión por parte del Sebin.


Datos

El Hospital General del Sur es uno de los más antiguos del Zulia. Es administrado por la Secretaría de Salud, ante que está adscrito a la Gobernacion del Estado Zulia. 

Más de 100 profesionales de la medicina hacen vida en el hospital. 

Actualmente las condiciones del recinto son deplorables. 

En abril de 2016 sufrió una paralización casi total. Tuvo un corte electrico por 45 minutos

Médicos denuncian retrasos en los pagos. No hay insumos. 

Han indicado que mueren dos pacientes diarios por falta de medicamentos.


 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.