La cuarentena: el largo intermedio para un actor

La llegada del COVID-19 a Colombia hizo que muchos actores venezolanos que lograron ingresar al mercado artístico colombiano se quedaran con sus proyectos a medio andar, lo que afectó sus ingresos económicos y colocó a algunos de ellos en estado de vulnerabilidad

Por: Madelen Simó Sulbarán. Periodista. Actriz

Juan Carlos Lira es un actor venezolano con más de 25 años de carrera en teatro, cine y televisión. Hace más de dos años decidió migrar a Colombia debido a la difícil situación económica y social que vivía en Venezuela, donde su oficio comenzó a ser más inestable de lo habitual y el cual ya no le proveía del sustento económico. Decidió establecerse en Bogotá, ciudad que lo enamoró por su clima y arquitectura, y en la cual se vienen desarrollando diversas producciones audiovisuales.

Asi fue como Lira vio en esta ciudad el mejor mercado para seguir desarrollando su carrera. Logró trabajar en producciones de televisión para Caracol y RCN, además de la serie de Netflix «Distrito Salvaje» y cortometrajes académicos y profesionales; en 2019 fue nominado como mejor actor en los Premios Smart films.

Sin embargo, el actor, en la mayoría de los casos, realiza su trabajo de manera freelance y los contratos son por producción. Sólo los actores de fama consagrada tienen un contrato de largo aliento, pero los actores que recién inician una carrera en un nuevo mercado, como le tocó a este migrante venezolano, tienen contratos cortos que pocas veces les permiten tener un fondo de reserva. Así fue como los ahorros de Lira alcanzaron para los primeros meses del año 2020, cuando las producciones comenzaron a reactivarse en marzo este actor había conseguido tres nuevos roles en sus respectivos castings: dos para cortometrajes y uno para un comercial.

Ya con nuevos trabajos, Lira se disponía a los ensayos de sus proyectos cuando empezó a llegar a suelo colombiano las malas noticias por el COVID-19. Lo que ha venido después ha sido como un largo intermedio para una obra de teatro de más de dos actos.

Una de las primeras medidas que tomó el gobierno nacional fue el aislamiento social en eventos públicos, lo que inmediatamente afectaba la presentación de obras de teatro: otro espacio donde también trabaja Lira. El 16 de marzo el Ministerio de Salud de Colombia ordenó la prohibición de eventos masivos con más de 50 personas, con el fin de evitar contacto entre personas; días previos la prohibición para eventos públicos y privados era de 500 personas

Luego llegó la cuarentena y la suspensión -hasta nuevo aviso- de los contratos ya ganados por Juan Carlos Lira. «El artista se debe al público y su trabajo es por temporada o por grabación, y si las mismas están suspendidas, no hay posibilidad de ingreso económico», comenta Lira. Esto ha colocado a muchos miembros del sector artístico en un estado de vulnerabilidad.

La historia de Lira es la de muchos artistas venezolanos que se encuentran en territorio colombiano y que habían logrado integrarse al mercado artístico de este país, pero que, como muchos trabajadores, se quedaron sin posibilidad de ingreso en medio de la emergencia mundial por el nuevo coronavirus.

Los proyectos quedaron detenidos, pero el tiempo corre y con él los pagos de arriendo, alimentación y salud, que en los actuales momentos pocos pueden cubrir. Algunos de estos artistas han recibido ayuda de personas amigas, otros han realizado censos de organizaciones privadas o gubernamentales para participar de programas sociales, y otros se han reinventado para buscar mitigar la situación que están atravesando.

Microteatro en las redes


Los productores y directores de Microteatro Bogotá, un formato de teatro breve (15 minutos de presentación), en escenarios pequeños y con la estrecha cercanía entre el actor y el espectador, también se vieron afectados por este aislamiento social y han buscado las formas de reinventarse y seguir ofreciendo entretenimiento desde casa. Esta franquicia teatral se unió a otras que existen en el mundo (Madrid, Barcelona, Monterrey, Buenos Aires, Santiago), para usar las plataformas de redes sociales y trasmitir las obras para todo aquel que se conecte y se queda en casa en medio de esta cuarentena.

Cristina Colmenares, directora de esta franquicia teatral en Colombia, informó que ya comenzaron a trasmitir desde el canal de Youtube e instagram algunas de las obras de la temporada Microteatro por la sociedad, así como cápsulas informativas para los actores en formación y el público en general

De acuerdo a las últimas medidas tomadas por el gobierno nacional de extender el aislamiento obligatorio hasta el 26 de abril a la media noche, el telón para continuar con las actividades artísticas tardará un poco más de lo esperado y se presume que sea uno de los últimos sectores que se reactive en la economía nacional. Queda confiar en que el arte es alimento para el alma, tan necesario para las personas en los tiempos por venir, después del luto que ha dejado esta pandemia.

Mira el canal del Microteatro Bogotá en Youtube.

Foto: El Tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.