El kinder de mi casa

Eduardo es un abuelo de cincuenta años, es decir, no tan viejo. En su casa tiene mucha vitalidad, personas especiales…

Sigue leyendo →

Manual de un arrocero y su primer pase

Esta vez Eduardo se coló en una fiesta, comió tequeños, tomó cerveza, bailó a una vieja y aprendió una lección:…

Sigue leyendo →

Argenis: el tío que se ganó pedirle la bendición

Cuando uno es un adolescente grande es difícil incluir en su lista de respeto a un personaje nuevo. Pero a…

Sigue leyendo →

Mamá: yo quiero manejar el camión de basura

Esta vez Eduardo soñó con uno de los trabajos menos deseados…pero bueno, todo oficio es digno, aunque la mamá diga…

Sigue leyendo →

El recuerdo del pollo frito y de cómo le pedí matrimonio a Vanessa

En esta oportunidad Eduardo se mete en tremendo lío porque decidió pedirle matrimonio a su novia. Ay mi madre, uno…

Sigue leyendo →

El peinado de mi hija y su antena de Wifi

Hoy arrancamos con esta serie de cuentos reales, una serie que decidimos nombrar: «Café, empanadas y paja», en honor a…

Sigue leyendo →

Y repito a mi mismo: «no me siento enfermo»

Giancarlo regresó al hospital, pero eso no lo pone triste, le da más fuerzas para seguir. En esta entrega nos…

Sigue leyendo →

Sacando a mi acompañante: la lucha de Giancarlo

Esta es una serie de textos de vida, una lucha que inspira. A partir de hoy conoceremos la historia de…

Sigue leyendo →

Aventura andina de irse sin pagar

Las locuras de uno cuando es chamito   Esta nota se la voy a dedicar a mi bella tía abuela…

Sigue leyendo →