La invasión a Panamá

 


El 20 de diciembre de 1989 Panamá empezó a vivir una de sus peores épocas al sufrir la intervención de los Estados Unidos, hecho que dejó a más de 4 mil personas muertas, en su mayoría civiles inocentes


 

Por: Rafael David SulbaránTwitter

Periodista. Ama los Volkswagen.

Cantaba cuando niño.


En 1989 yo solo contaba con 8 años. Por aquellos días decembrinos los tenía recién cumplidos. Ese año en particular lo recuerdo muy bien. Fue la época donde empecé a ver el beisbol con mayor interés y pasión, siendo un niño más maduro. La Serie Mundial de las Grandes Ligas de 1989 me llevó a ser fanático de los Atléticos de Oakland, mi equipo de ensueño, quienes ganaron esa temporada en medio del caos que generó el terremoto que azotó a la bahía de California, que veía justamente a sus equipos enfrentarse en esa final. Oakland y San Francisco culminaron rápido esa serie.

Con la misma madurez, recuerdo aquellos momentos tensos que vivió Venezuela en medio de los sucesos del 27 de febrero de 1989 ante un recién estrenado Carlos Andrés Pérez. La imagen de personas llevándose en sus espaldas reces enteras, arrastrando lavadoras y neveras en el centro de Cabimas jamás se me va a olvidar.

Invasión 3
Manuel Antonio Noriega.

Y bueno, llegó el final de ese año. El 20 de diciembre ya todos los muchachos esperábamos con ansias el regalo del Niño Jesús, pero algo inquietante se veía en la televisión nacional: la dictadura en Panamá había sido derrocada. El General Manuel Antonio Noriega huyó luego de no resistir ante un ataque «justo»de las fuerzas armadas de los Estados Unidos. Su gobierno de facto ya no existía. Y desde este lado se veía todo felicidad. Pero no era así.

En aquel momento pensaba que era una bendición eso que realizaron. «Vaya, los gringos si son buenos, sacaron a ese loco con machete de la presidencia», era el sentir de muchos, era lo que te mostraban los medios, sobre todos los gringos. Pero ya con mis años encima, investigué y me di cuenta que la cosa no es así. Esto fue un genocidio «justificado»tanto por los gringos, como por los siguientes gobiernos panameños quienes se encargaron de tapar muchísimas cosas. No por casualidad la nación hoy por hoy tiene un gran crecimiento económico.

La causa justa

Estados Unidos perpetró esa operación llamada «La causa justa» con el pretexto de cuidar sus intereses en el istmo, salvar las vidas de los ciudadanos y militares norteamericanos que hacían vida allí, que corrían peligro ante la presencia del narcotraficante y asesino jefe de gobierno Manuel Antonio Noriega. querían desintegrar la Fuerza de Defensa de Panamá. Esa fue la excusa. Y lo lograron.

Recordemos que desde 1903, los estadounidenses  dominaron el suelo panameño, contribuyendo inclusive a su separación de Colombia, que siempre se negó a construir un hueco para que los barcos pasaran, y no tuvieran que dar esa travesía enorme para llegar a otras latitudes. Por eso, los gringos eran dueños de Panamá. Llegó por un golpe de estado Manuel Torrijos y en 1973 firmó un histórico pacto con Jimmy Carter que sostenía que para el año 2000, EE UU cedería el control del canal a los panameños y retirarían sus tropas militares. Una de las cláusulas determinaba que si en ese lapso transitorio los intereses de los EE UU se vieran comprometidos, intervendrían de cualquier forma, incluso militarmente a toda costa. Por eso lo justificaron aún más.

Meses antes de la invasión se celebraron elecciones «libres»en el país. Panamá no tenía control alguno en ese momento. Y durante toda la década. En 1983 falleció en un sospechoso accidente aéreo el General Torrijos, quien gozaba de mucha popularidad. Ese hecho descontroló todo.

La situación económica se había agudizado. Los asesinatos políticos estaban a la orden del día. Unos años antes el médico opositor Hugo Spafadora había sido asesinado luego de dar unas contundentes declaraciones anti gubernamentales. Los vínculos con el cartel de Medellín por parte de Noriega tenían a Panamá como un puerto seguro de distribución de droga, quizá el más importante del mundo en ese momento. Total que la nación de Rubén Blades estaba de mal en peor. Noriega era el dictador a control remoto. Manejaba todo sin ser el presidente formal. Invasión 4

Esas elecciones fueron saboteadas. Por los dos bandos. El candidato opositor Guillermo Endara, influenciado por los intereses estadounidenses, tuvo una exitosa campaña electoral que lo llevó al triunfo. Según datos publicados, y como lo reza el documental «La invasión a Panamá» de 1991, Endara recibió más de 12 millones para financiar la campaña. Pero el día de los comicios, las fuerzas aliadas a Noriega anularon la elección por la intervención extranjera denunciada. Este hecho generó un caos nacional. Los partidarios de Endara se fueron a las calles. Disturbios, saqueos, enfrentamientos con la policía y las fuerzas armadas arrojaron cientos de heridos.

La situación no podía estar peor. Al menos eso creían los panameños. De mayo a diciembre dio tiempo para que el presidente George Busch, quien negó la financiación de la campaña de Endara, organizara la operación que cambiaría la historia del país centroamericano.

Invasión 1
El Chorrillo durante el ataque.

Llegó la invasión. A media noche empezó el bombardeo. El principal punto fue el barrio El Chorrillo, compuesto en su mayoría por casas de madera, originarias de la época de construcción del canal a principios del siglo 20. Allí funcionaba la sede central de las Fuerzas de Defensa y las oficinas del General Noriega. El barrio quedó destruído casi en su totalidad. Un feroz incendio se llevó todo. El gobierno gringo dijo que solo querían acabar con el objetivo militar, pero se mostraron evidencias que el fuego también fue provocado a propósito. Nada está claro, porque nunca se estableció una comisión para investigar. Se dice que el hampa común aprovechó el momento y participó en los incendios y posteriores saqueos. Otros sectores de la capital panameña, sin motivo algunos, fueron destruidos. Los gringos insistían que solo querían acabar con los militares locales.

Testigos relatan que muchos inocentes fueron asesinados sin piedad, solo por estar allí parados. Madres, niños, ancianos, JUST CAUSEperiodistas. Y nadie investigó. OK lograron el objetivo de sacar a Noriega que no era una joyita. El tipo también tiene un rabo de paja inmenso, acusado de asesinato, narcotráfico. Se dice que ejecutó a todos los involucrados en un intento por derrocar su gobierno de facto en 1989, dirigidos por el General Moisés Giroldi. Los mató a todos. Pero nada justifica la muerte. Nada. Y ojo, no queremos defender a Noriega ni nada cercano a ellos, solo queremos deplorar toda esta locura que cumplió 25 años y dejó una herida profunda en los panameños.

Invasión 6No había necesidad de asesinar vilmente a tantos inocentes. Organizaciones internacionales y ONG panameñas aseguran que fueron más de 4 mil muertos, entre soldados nacionales y pobladores. Un 75 por ciento de los fallecidos en la invasión eran civiles. Terrible.

Invasión 2
Noriega en la actualidad.

Las tropas gringas siguieron en territorio de Panamá. Como lo hizo en Guatemala. Como lo hizo en El Salvador. Muchos murieron. Guillermo Andara fue impuesto como presidente. Estuvo hasta 1994. Manuel Noriega fue condenado a 40 años de cárcel por asesinato, narcotráfico y otros cargos. Su sentencia fue reducida a 30 años. Luego a 20. Cumplió condena en EE UU, luego fue extraditado a Francia donde también fue juzgado por tráfico de drogas. Fue repatriado a Panamá en 2011. Su caso judicial ha sido toda una novela.

Los gringos cedieron el poder sobre el canal de Panamá en 2000, cumpliendo con el tratado Torrijos-Carter y «retiraron» sus tropas pero no sus narices.

Aquí les dejamos el documental completo que muestra más detalladamente los hechos. Por cierto es una muuuuy buena producción norteamericana. Saquen sus conclusiones.


Con información de:

Wikipedia


 

Twitter: @plumavolatilweb

Instagram: @plumavolatil

BBM: 79646806


 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.