El «brollo» y su aporte a nuestro entretenimiento

El «brollo» y su aporte a nuestro entretenimiento

 
El chisme nos persigue donde sea
_____________________________________________

 

Atodos no les gusta, pero les entretiene, pero hay muchos que les gusta, les entretiene y se hacen atletas olímpicos del chisme. En nuestro día a día es demasiado común escuchar esos cuentos, que amenizan una velada entre familiares, alargan una noche de tragos o te distraen tres horas en tu trabajo. Donde sea y como sea te enteras de algo ya sea queriendo o sin querer.

Estás en un baño y llega un tipo diciendo:  “Vertación chamo, esa chamita que está en la barra, fue novia mía y la acabo de ver con otro tipo que no era su novio horita…”. De esa forma te enteraste que al tipo le dedicarán el “Santo Cachón”. Vas en un carrito por puesto y van dos doñas vecinas: mirá ¿supiste que al hijo de Betania lo metieron preso? Qué molleja Eduardito anda metido en vainas malas, ese como que salió al padre”. La cizaña, el brollo, el cuentico, el gusto por conocerlo y estar presente cuando se cuenta, o de dar una primicia, invade nuestro día a día y nos entretiene, así lo neguemos. “Hey supiste que botaron a la de administración porque supuestamente la consiguieron en el baño con uno de los mensajeros?” Esto es totalmente cotidiano en las oficinas y sitios de trabajo. Ponte que no te interese mucho y no lo riegues, pero te matas la cabeza por saber quién fue y cómo sucedieron los hechos…si es que sucedieron.
 
 
“Fulanita está embarazada. Ay mi madre, quién será el papá de esa criatura, si esa muchacha no sale de una discoteca y se le ha visto con cuatro tipos diferentes en el último mes”…o el otro caso de la santurrona encinta: “Ay mi madre si esa muchacha ni se asomaba por la ventana, pero tiene el diablo y otra cosa por dentro, resultó más alborotada que la hermana válgame Dios”. Los embarazos forman parte de la conversación diaria en una casa, la infidelidad, los malos pasos de fulano, lo ramera que es sutana, que los vecinos tuvieron un mollejero que hasta los vidrios partieron. 

Por igual, las redes sociales se han convertido en una rica fuente para los chismes, sobre todo por su irresponsable utilización. Las noticias falsas corren más rápido que Meteoro o una recta de Aroldis Chapman. Fulanita tiene un novio, medio puso una foto en Facebook y ya todos sus amigos, y los amigos de los amigos y sus amigos se enteran.
 
El chisme, no es nada sin ese picante aplicado para hacerlo más dramático, es decir, convertirlo en un “brollo” la cosa.
 
Según el “Maracucholario”, la palabra brollo, proviene de embrollo, una situación creada por un cuento mal echado o transformado. “Las situaciones ordinarias producidas por el lenguaje oral traen normalmente interpretaciones o malformaciones, sobre todo cuando el mensaje es transmitido a otras personas y en la ciudad de nuestros antepasados este era el vehículo primordial de comunicación entre todos. De allí que eran comunes los malos entendidos que formaban embrollos y líos y las personas que casualmente siempre andaban como informantes errados que los creaban, esa es la raíz de una palabra local muy extendida la cual es Brollo, que no es otra cosa que un diminutivo de la palabra original que define la situación planteada, embrollo. Con el tiempo se fue ampliando a definir no solo la mala información sino también al chisme con características mal intencionadas y al portador de estos se les bautizó como ‘Brollero’. Actualmente su significado no es tan puntual y se utiliza tanto para definir un chisme, como una mentira, una calumnia o algún cuento”, esta es la definición que da el Maracucholario al brollo, que se puede diferenciar del chisme, pero que siempre van tomadas de la mano.
 
La palabra chisme, según la Real Academia Española señala que es una “murmuración, cuento sobre alguna noticia verdadera o falsa para dañar a alguien”. Con esto queda claro, que ya sea brollo o chisme, es una información que se riega para tratar de mal poner a alguien. Sin embargo no es en todos los casos.
 
Parrilla chismosa
 
Mientras construíamos este artículo, recibimos decenas de opiniones de ustedes, nuestros fieles lectores, ofreciéndonos múltiples formas de escuchar un brollo o situaciones vividas. Antes de contarles esas fascinantes historias, hechas por brolleros profesionales (jajajajajajaja) les echaré el que inspiró este trabajo y es la idea central del mismo: la forma de enterarse de un brollo o una situación, gratis, sin mucho esfuerzo, de pronto parado en una esquina, en un baño, en un taxi, por Facebook, por BBM, por donde sea. No es que sea un profesional brollero, pero recuerdo el chiste completico, y se los dramatizo con nombres y todo para que lo entiendan.

Me encontraba en una reconocida venta de parillas de mi ciudad natal Cabimas. Había pedido una parrilla para comer allí mismo. Andaba solo. Mientras esperaba la ansiada comida, se sienta en mi mesa una joven chica de unos 28 años, alta, bonita y simpática. Se veía que ya estaba rodada por la vida. Ella tenía su pedido para llevar. En eso se acerca una señora de unos 55 años, que supuse era empleada del local o una persona de confianza, ya que fue la que me entregó el refresco una vez  servida la comida.
En todo ese tiempo, las dos féminas comienzan a hablar de una forma muy fluida, sin importarle que yo estuviese allí.
     
     – Carolina, qué de tiempo que no te veía muchacha ¿qué es de tu vida, todavía sigues con Ernesto?
      
     – No mijíta, él y yo nos separamos hace un año, estamos en el proceso de divorcio horita.

       – Ahh broma, con razón qué molleja que no lo he visto más por aquí. ¿Mirá y cómo habéis hecho con los muchachos?
– 
       – Bueno, él y yo quedámos de buenas. Al principio se puso popy con la cuestión de la manutención, pero después de un buen mollejero que le formó mami se enderezó y horita se está portando bien.
       
     –  Ajá mijita y como fue que se separaron ¿te pegó cacho?
 
       – Bueno si, ese desgraciao tenía una rochela con una chama de la universidad, y bueno yo le descubrí un día unos mensajitos con la tipa esa y ajá, empecé a cazarlo, qué molleja hasta que un día lo vi agarrando un carrito de H y Cabillas con ella por la universidad. A lo que llegó a la casa más prendío que tabaco e’bruja lo boté de la casa. Allí comenzó el mollejero. El fue a dar a la casa de su mamá, pero como a las dos semanas lo volví a aceptar.
       
    – Ahhh con razón un día lo vi por allá a que tu suegra, un día que mi hijo Joseíto amaneció bebiendo con él.
 
       – Si, el empezó a beber otra vez  mucho y ajá, volvió a caer en la guachafita con la tipa, además que ya no me tocaba, ya ni se le paraba… allí lo maletié hasta el sol de hoy.
 
       – Nojombre, bien bueno pa’ que no sea perro. Mirá, mentira…yo no te había visto desde hace como tres meses que te vi con un chamo, un morenito alto el…
     
         – Ahhhh si, jejejejeje ese es mi novio nuevo.
      
         – Vergación, ¿pero ya tenéis novio?
 
      –  Si, qué molleja fijáte que David siempre estuvo echándome los perros desde el liceo, y bueno cuando me casé se alejó un pelo, pero siempre estuvo cerca. De bolas, cuando me vio solita aprovechó. Pero allí vamos poco a poco.
       
     – Con razón los vi agarrados de mano jajajajajaja. ¿Y cómo se porta este?
 
       – Bueno David se porta más bien mirá…con mis tres hijos no quiere nada, es que el siempre los ha visto. Y bueno, como hombre aún no lo pruebo así mucho.  Se le ve bien y todo, pero nada. En estos días me llevó a un motel, pero te lo juro Griselda que no hicimos nada…claro qué molleja cómo se lo voy a dar en la primera vez…no, qué puede pensar de mi.
 
En ese momento las dos me miran y yo hecho el loco degustaba mi parrilla mixta. Ya la vieja Griselda se había instalado en posición de brollo. Me miraron así con una cara de picardía y pena porque estaba escuchando todo sin esfuerzo…pero siguieron el cuento.
       
      – Caro pero no hiciste nada? Qué molleja,  yo con un morenote así no lo dejo salir por tres días jajajajajajaja.

        No, vos sabéis que él llega a la casa de mami y yo no voy a andar de loca. Ese día lo que hicimos fue puro hablar. Me lo pidió, pero ajá magináte, el tiene que entender que todavía no se puede. Tal vez en la segunda salida si….jajajajaja.

En ese momento le entregan su pedido, las dos mujeres se despiden cariñosamente y yo las interrumpo y les digo:

       – Hey Carolina, dame tu teléfono por favor.
 
       ¿Por qué chamo?
     
  –     – Para enterarme del brollo completo y saber si se lo diste o no jajajajajajajajajaja

La chama se caga de la risa se volteó y se fue.
 
Eso es lo que se llama enterarse de un brollo gratis. De la forma más inesperada, sin saber de quién se trataba, supe que le habían pegado cacho y prácticamente supe de su vida sexual. Entonces a estas situaciones es que nos queremos referir en este artículo, y bueno como esto es algo tan común en nuestras vidas, todos los comentarios dejados por ustedes en Facebook y por BlackBerry Messenger, nos han hecho poseedores de un material brollístico muy valioso, que menos mal no apuntan nombres, porque sino corriera sangre jajajajaja.
 
A continuación les presento a estos súper brolleros qué han vivido experiencias como la que les narramos:
 
La pregunta:
¿Les ha pasado que se han enterado de un brollo gratis sin mucho esfuerzo? Es decir, que alguien lo suelte accidentalmente que lo escuchen sin querer o como sea.
Las respuestas:

Sarián Urrutia, comerciante, nos cuenta: «Una vez llegué a una peluquería, y cuando ya es mi turno me dice la marisca que me atiende: ¿Chica tu eres la esposa o ex esposa del chamo de las hamburguesas?…y yo le digo: Si, ¿por qué? Y me dice…ay porque ese es el que le lloraba todos los días a mi amigo…todos los días lo molestaba y tal….Bueno, a partir de allí yo comencé a sospechar de él y bueno, las cosas cambiaron y nos separamos definitivamente. Yo creo que es gay.” Aunque este caso no fue fortuito, Sarián nos cuenta que ella no conocía a esa peluquero que la atendía, y que el mismo la reconoció fue por la camioneta que, era la misma que veía todos los días en la casa de su “amiguito”.

 
 
Otro caso que nos dejaron fue el de Mayra Arias, docente maracucha, residente en Costa Rica: “Una vez estaba en una disco con un chico que estaba recién saliendo, bailamos y tomamos normal con el grupo, luego voy al baño, en eso dos chicas entran sin saber que estaba adentro, comenzaron hablar del chico con que salía, y me enteré que él la había dejado plantada toda la semana por mí, aunque no sabía si era porque tenían 15 días saliendo y ella se lo presentó al papa como novio y desde entonces él no la quiso ver más… se podrán imaginar la cara cuando me vieron salir al área del lavamanos donde ellas estaban. Le aconseje que no fuese tan desesperada”. Un brollo fresco y gratis éste. Esperemos que Mayra haya premiado al chamo por preferírla a ella.
 
Por aquí también María Caringi, enfermera, dijo: “A mí me pasó fue con una exjefa, tuve que faltar a una guardia en mi trabajo (cuando eso trabajaba en dos centros hospitalarios) y me quedé en el otro centro pero como paciente, con una neumonía complicada nada normal. Yo llamé para notificarle a la jefecita en la mañana que faltaría y que tenía los informes médicos y justificativos en mis manos, pero no logré hablar con ella porque estaba en reunión…cuando me dieron de alta la volví a llamar (ya eran horas de la noche) y le expliqué la situación, a lo cual ella sin ton ni son me aplicó la FALTA en la asistencia y por lo cual me suspendería los cambios de guardia… yo indignada cuelgo el teléfono resignada de mi situación… y me llega un mensaje a mi celular que decía: ME LLAMO LA CARINGI (ME LLAMABA POR MI APELLIDO) HACIÉNDOSE LA ENFERMA, POR DIOS LO QUE ME DIERON FUE GANAS DE SACARLE LOS OJOS POR EL TELÉFONO!!!pues la muy muy se equivocó y me envió el mensaje A MI, hablando pestes… …. jajajajajaja te podrás imaginar el berrinche que hice en la clínica esa noche que hasta me dieron terapia respiratoria con Adrenalina jajajajaja” Este tipo de caso se dan mucho, sobre todo con mensajes de texto. No miras el remitente y escribes a ciegas, le das enviar y te das cuenta que le has dicho a un pana tuyo o a una amiga que te gustaría ver hoy y darse ricos besos jajajajajajajaja.
 
Por su parte, José Cedeño, locutor explicó por BBM: “Los brollos circulan en cada aldea, pueblo o ciudad, no importa el tamaño y la densidad poblacional, ya que esto de pueblo chiquito, infierno grande, queda desmontado cuando uno se entera que en ciudades como Caracas, Miami, Nueva York o Lóndres, también son brolleros (y mucho). En muchas ocasiones me he tropezado sin querer con brollos políticos, policiales, familiares, en alguna cola de un banco, en el transporte público, en los supermercados, y demás. ¿Qué hago? Generalmente me acomodo bien los lentes oscuros, para que no se note que les estoy prestando atención y así me lo calo completo. Otro secreto, aunque sepa de quién o de qué están hablando, me hago el loco para no interrumpir a la persona que está contando el brollo y así no cortarle la inspiración”. Toda una explicación de la presencia del chisme en todas las ciudades y una excelente táctica para poner en práctica si deseamos escuchar un buen cuento sin ser pillados.    
    
Cindy Portillo, periodista expresó: Uno de los más significativos de los que me he enterado fue del caso de una infidelidad dentro de la familia y fue comiquíiiiisimo, porque estaba en una sala de espera y la tipa que lo contó andaba tan desesperada con tanta información encima que se sentó ni más ni más y me contó todo!!! Jajajajaja en resumen solo me sirvió para confirmar que los cachos esos eran ciertos”. Este caso es el de una brollera olímpica, un Usaín Bolt, un Schumacher, siempre efectivo, pero también vulnerable, que es incapaz de estarse quieto con tanta información sin soltarla, al menos a un desconocido. Creo que esto nos ha pasado a todos.
 
 
Por último, Henry Chavier, técnico informático: «Cuando echan un chisme de pasillo así enfrente mío, no puedo dejar pasar la oportunidad cuando terminan, salgo con el «Sabes que de quien estás hablando es mi [email protected]?» Jajaja. Algunos se quedan petrificados otros le echan más sal al asunto depende de la persona. A la final les digo que es mentira, pero es para que pasen un susto y no hablen cosas donde hay otros presentes” jajaja muy aleccionador esto…buena esa Henry.
 
¿Se fijaron que la mayoría de las que opinaron son mujeres? Por algo será jajajaja.
———————————————————————————————————————————
Con información de:
Maracucholario.blogspot.com
Real Academia Española
Fotos: Facebook.com
Google.com
————————————————————————————————————
@rska
BBM: 79646806
BBM Channels: C00293BAE
________________________________________________

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.