Hasta botamos la cédula en el García Márquez

Cobertura del Premio GGM 2015


Nuestra corresponsal en Medellín tuvo mucho trabajo esta semana, y en medio de eso, conoció mucha gente, aprendió, se coló en un taller, botó la cédula y terminó en un hospital. Tranquilos, se encuentra bien


Por: Yenifer Estrada Quintero.

Corresponsal en MedellínYenifer


En la mañana desplazándome en el metro que por suerte estaba vacío, y nadie me iba a estrujar, bueno, al menos eso era lo que pensaba, muy calmadamente se acercó un tipo y solo estuvo a un centímetro de besarme, por suerte me retiré a tiempo y no logró desviarme de mi objetivo que era llegar al Festival Iberoamericano de Periodismo Gabriel García Márquez, que tanto esperamos, lastimosamente este año no pudo venir el equipo completo a disfrutar de este gran evento.

Al entrar en una de las conferencias me encontré con un amigo que vi hace un año, mientras veíamos la valentía de muchos periodistas, sacando sus investigaciones a flote, como la historia de la casa blanca de Enrique Peña Nieto, donde se comprueba que las obras publicas se le daban a una sola empresa, la cual construyó la casa blanca, una mansión, donde disfrutaba la primera dama y el señor presidente mexicano, evaluada en más de 10 mil millones de pesos.

Esta investigación fue publicada y causó tanto impacto que la primera dama devolvió la casa y los proyectos de obras públicas no los aceptaron, toda esta trampa cayó al piso, gracias a las investigaciones de Iván Huerta, Sebastián Barrajan, Rafael Cabrera, Daniel Lizárraga y Carmen Aristegui, unos apasionados por la verdad, exponiendo su vida, su trabajo, con la presión que les generaba un tema de tanta cautela que hasta el estado les intervino los teléfonos móviles. Por cierto, Aristegui realizará una denuncia ante la fiscalía mexicana por el acoso y la censura.

Otros se metían en trincheras como Pablo Ferri quiIMG-20151001-WA0003en decidió ir a una de las zonas más peligrosas de México en donde los grupos subversivos eran los que mandaban, este era el caso de Tlayata una comunidad donde el infierno de la impunidad, la guerra y el maltrato reinaban; este joven periodista decidió mostrarle al mundo lo que ocurría en esta zona tan abandonada  que ni el mismo estado sabría que existía, una zona en donde otros medios nunca se asomaron; llevando toda la investigación con mucha cautela, con temor a la seguridad  de sus testigos, afortunadamente realizó un trabajo muy bien hecho en el cual sus testigos no sufrieron ningún atentado o amenaza.

A pesar de toda la pasión que para algunas personas es el periodismo, muchos solo lo desacreditan con la infame concepción de conseguir dinero, sin importar el bien de la sociedad y de lo que están comunicando, estas fueron algunas de las palabras que encerraban la conversación de Jeff Jarvis, Ronsental Alves y Juanita León, defendiendo el buen periodismo, donde le llega a la comunidad mostrando las cosas tales y como son, un servicio para la comunidad, que va desde los privado hacia lo público y viceversa, dejando la incógnita de ¿cómo podría sobrevivir los medios de comunicación, sin publicidad y amarillismo? Siendo un reto para el buen periodismo.  IMG_1740

Después de a haber disfrutado de estas grandes conversaciones en las que unas motivaban y otras desalentaban me fui para mi casa, pero al llegar  ¡Oooohh sorpresa!!! Se me había perdido la cedula y en medio de la lluvia me devolví para plaza mayor con la expectativa de que la podría encontrar.

En mi búsqueda, terminé colada en un taller de Radio Ambulante, con Daniel Alarcón, enseñando las formas de la narrativa que usaba en sus potcast que han recorrido todo el mundo con grandes historias, dejando salir la imaginación a flote con  cada episodio muy bien  contado, no encontré la cedula pero encontré algo más importante que es el conocimiento, a y la historia de los twits del presidente Correa, de Ecuador, porque si los responde.

Dorrit Harazim una muy muy tímida mujer, carismática e inspiradora, la cual no le gusta ser protagonista, es de perfil bajo, una mujer humilde que en su bolso no guardaba maquillaje si no una máquina de escribir y una cámara, se fue a cubrir la guerra en Vietnam y Sudáfrica, dice que solamente fue  por sus capacidades para los idiomas que se  le dio la oportunidad, y entre tiroteo y tiroteo aprendió a describir la guerra, una de las cosas más complejas y arriesgadas para los periodistas, una mujer con 50 años de experiencia en el oficio y aun reconoce que tiene mucho más por aprender, ella fue la gran ganadora  del RECONOCIMIENTO A LA EXCELENCIA.

IMG-20151001-WA0008

Mientras veía esta valiente mujer, a mi lado se sentó un hombre mayor, bastante guapo para tener su edad, parecía extranjero y de repente le entable conversa, me carcomía la curiosidad de saber de quien se trataba, era Mauricio Sáenz  editor de la revista semana, ganador del reconocimiento CLEMENTE MANUEL SABALA, hombre muy elegante en su manera de vestir, refinado al hablar, cauteloso, perceptivo, y amable, liberal de corazón, y eso lo demuestra en cada cosa que hace, él es el encargado de corregir el estilo de la revista semana, lleva más de 25 años en esta.

El estrés que maneja es mucho ya que tiene que recopilar la información y las investigaciones en momentos pertinentes ya que las entrevistas no se hacen en una “semana” todo es de tiempo e investigación afirmaba este hombre.

Entre anécdotas se concurrió este bello y anhelado evento que finalizo con el homenaje a GABO por Pablo Milanés y a esta reportera en el hospital. Y sin cédula.

Ganadores del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo 2015.

Categoría Texto: Javier Sinay (Argentina). Trabajo: Rápido, furioso y muerto.

Categoría imagen: Tomás Munita (Chile), Trabajo: Vaqueros extremos.

Categoría cobertura: Equipo Aristegui Noticias (México). Trabajo: La casa blanca de Peña Nieto.

Categoría innovación: Equipo de Chequeando. Trabajo: Chequeando.


PD: Yenifer se encuentra bien, solo sufre un poco de migraña.


Fotos cortesía Iván Darío Higuita y Oscar Montoya


Twitter: @PlumaVolatilWeb

Instagram: @plumavolatil

E-mail: plumavolatilweb@gmail.com


 

 

 

 

2 comentarios de “Hasta botamos la cédula en el García Márquez”

  1. El articulo, si se le puede llamar así, carece de una correcta puntuación, dudo se revise. Pareciera, al leer, que te lo está contando sin respirar-muy rapido- y que las comas están sólo para adornar. ejemplo: «Al entrar en una de las conferencias me encontré con un amigo que vi hace un año, mientras veíamos la valentía de muchos periodistas, sacando sus investigaciones a flote, como la historia de la casa blanca de Enrique Peña Nieto, donde se comprueba que las obras publicas se le daban a una sola empresa, la cual construyó la casa blanca, una mansión, donde disfrutaba la primera dama y el señor presidente mexicano, evaluada en más de 10 mil millones de pesos.»
    pésima puntuación, como transmisor y sobre todo en el medio escrito debes cuidar los tiempos verbales y por sobre todo la PUNTUACIÓN, en este cuerpo no se entiende nada (a no ser que se sea muy intuitivo como yo ja!). ojalá tomes mi critica.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.