¿Feminismo? Jajajajaja

¿Feminismo? Jajajajaja

Una reflexión de una chica para las chicas


Yune

Por: Yunetzy Rivero. Periodista.

Mamá. Guerrera


Nuestro mayor error…confundir los conceptos a como nos vaya conviniendo. Sí mis amigas, yo, una total defensora de los derechos de las mujeres; la principal crítica del porqué siguen siendo, sólo para hombres, las mejores situaciones y estados de la vida, me encuentro en una etapa en la que he concluido que haber luchado para obtener derechos básicos e igualdad con relación a los chicos ha sido nuestra guillotina.

Nos encontramos pues, en otro siglo, donde esas luchas nos pasan facturas…y lo hemos ido aceptado normalito pues. Por ejemplo, es común ver a una pareja entrando a un centro recreativo, donde los dos van a tener diversión, y que sucede…nooooooo, vemos a la torpe que saca su cartera de reconocida marca, alardeando tal vez, de su buena posición, y termina pagando la entrada de los dos, pero no contenta con eso, también carga a su cuenta las cervezas, los pasapalos y cualquier otro gustico que su acompañante se quiera dar.

Feminismo, independencia económica, superioridad……no sé aún de qué se trata. Lo cierto es que trae consigo muchos matices en los que las ganas de agradar a alguien se convierte en un cuchillo carnicero…si, te sacan hasta las tripas y después de un tiempo se vuelve costumbre, y después…obligación.

A estas zoquetas, porque no tengo ahorita otro adjetivo que  las defina mejor, que creen que porque van a una disco, se pagan sus tragos, el taxi y hasta la entrada al “cuarto frío” con su muñeco de torta del día, se la están comiendo; ya no hay forma de explicarles que no, no, no; está mal, porque los hombres del nuevo siglo son de mente más abierta que las “indefensas” mujeres y ahora piensan igual que nosotras, bueno aún les falta llegar a algunas cumbres para alcanzar nuestro nivel, pero pilas…que están cerquita.

Pues sí, es lamentable reconocerlo, ésta vez, nos están ganando. Te dicen con un tono casi imperceptible: “Quiero ir a ver una peli pero no tengo plata, será en otras oportunidad…y de inmediato brinca la súper mujer: ‘Amor, no, vamos hoy porque después no vas a tener tiempo’”.

Se han cambiado los papeles, porque mujeres de éste tipo también hay, muy desagradables, por cierto, seguimos en la misma lucha, sólo que ahora nos cambiamos de cancha.

Hay muchas versiones de los machistas-feministas, y en su mayoría, ya no les importa quedarse en la casa o esperar ante una caja que su acompañante cancele la cuenta, incluso, no les importa ser el tercero, porque como no hay tercero malo, es mucho lo que pueden sacar de una  relación “abierta”.

Nosotras hemos dejado que la esencia de lo que se llamó feminismo se esfume, perdimos el norte, y le pusimos en bandeja de plata, a nuestros nómadas , todos los escenarios y situaciones posibles. Hemos llegado al punto en el que parece que vivimos en una selva de mujeres hambrientas de poder, aire de superioridad y ganas de dejar en claro cuánto invierto para tener a los pies a la mejor presa.

Sin darnos cuenta nos hemos convertido en una mutación de ese tipo de hombres déspotas que sufren del síndrome del “Yo lo”. Todo lo que logramos, en años de sacrificio y estudios, se nos va entre los dedos como cuando aprietas entre tus puños arena.

Divulgamos con orgullo que somos el sostén de un hogar, cuando nos volvemos locas por tener quien, de forma sincera, por muro amor, te quite los sostenes. Jajaja, sí señor.

No es mi caso, pero tomando esa célebre frase que reza, le pasó a una amiga de mi amiga….da mucha rabia ver como mujeres valiosas, basadas en ese errado concepto del feminismo no dejan que un hombre bueno, que si los hay, las agrade, las ayude. Amigas el amor se da, no se compra, no se retiene con regalos con imposiciones escritas en papel moneda, con poder ni autoritarismo.

No sigamos confundidas, feminismo debe ser lo que fue siempre, un movimiento creado para luchar por el respeto a tus derechos civiles y sociales, no es una carrera en la que tienes que demostar que eres la más “galáctica”, con ese muñecote que tienes a tu lado, que finalmente, no es más que un vampiro chupa sangre, el propio piojo pegado que ni familia tuya es.

No nos acostumbremos a pagar, no nos hagamos de la vista gorda, cuando sabemos que nos están explotando, y no precisamente en la forma que quisiéramos, no sigamos fomentando en algunos hombres, ese  mal hábito de esperar que le den. La que tenga uno así, dele, pero una tremenda patada que cuando llegue al piso nuevamente, el golpe le desprenda hasta el hígado por no ser capaz de darle a su compañera el valor que se merece.

Defendamos el feminismo, pero el concepto que nos honra, del que nunca nos debimos desviar. No lo confundamos con libertinaje ni con cualquier otra cosa que se esté poniendo de moda.

Exige tus derechos con respeto, búscate una piedra de río para que le saques filo a tu vista, cómprate una pepa de zamuro y un collar de ajo para que alejes a los vampiros. Pero sigue siempre trabajando duro, sin dejar de hacerte la loca de vez en cuando, para que te consientan…feminismo no es dureza…les dejo esa pues…


Texto cortesía de Yunetzy Rivero. Periodista zuliana.


Twitter: @PlumaVolatilWeb

Instagram: @Plumavolatil

BBM: 79646806


 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!