El tema Venezuela reinó en la campaña para segunda vuelta de elecciones colombianas

Colombia elige este domingo a un nuevo presidente entre Iván Duque o Gustavo Petro. Ambos candidatos se lanzaron a las calles tratando de seducir al electorado indeciso y a los que votaron por Sergio Fajardo, que llegó cerquita en el tercer lugar. Es la campaña más “venezolanizada” de su historia


Por: Rafael David Sulbarán. Periodista.

Acaba de descargar Spotify. Aún usa Ipod


Colombia decide este 17 de junio su futuro inmediato. Este domingo se realizará la segunda vuelta de las elecciones presidenciales mostrando a Iván Duque como el favorito a conquistar la Casa de Nariño. Duque, que representa al Centro Democrático, partido liderado por el expresidente Álvaro Uribe, se llevó un contundente triunfo en la primera ronda al sumar más de siete millones y medio de votos que, sin embargo, no le alcanzaron para sumar 51 % del total requerido. Su más cercano adversario fue Gustavo Petro, que totalizó 4 millones 800.000 votos y avanzó entonces a esta jornada decisiva.

Durante tres semanas, los candidatos recibieron apoyo de los diferentes movimientos políticos que no sumaron mayores voluntades en la primera vuelta, pero que podrían ser decisivos para el desenlace. También el tema de Venezuela siguió muy presente en los mensajes de campaña de ambos candidatos.

Petro ha sido criticado por su tendencia de elogiar al expresidente Hugo Chávez y eso, según algunos entendidos, le ha restado en su campaña. “Después de proponer una constituyente, hablar de expropiaciones y negarse a señalar a Nicolás Maduro como un dictador, Petro, con el ojo puesto en la elección de este domingo, necesitaba moverse al centro. En la entrevista se encargó de echar reversa en estos puntos cruciales de simpatía con el chavismo que tanto daño le hicieron a sus aspiraciones presidenciales. En la medida en que la crisis venezolana se agrave, también se afectan las posibilidades presidenciales de Petro. El candidato de la Colombia Humana tardó mucho en distanciarse de Nicolás Maduro y acusar a su régimen del desastre en que se ha convertido Venezuela”, publicó la periodista colombiana Patricia Janiot en su página web, luego de realizarle una entrevista para Univisión.

Gustavo Petro.

Una de las estrategias inmediatas del candidato de izquierda fue sacudirse del chavismo, apartarse un poco y dejando a un lado su propuesta de cambiar la Constitución colombiana. “Es que fíjate, esa fue la bandera de la candidatura de Hugo Chávez en 1998, la Asamblea Constituyente que cambió la carta magna venezolana y permitió que luego hiciera lo que se antojara con nuestro país”, expresó Francine Howard, representante de Voluntad Popular en Colombia.

El partido venezolano realizó una serie de actividades durante la campaña “para evitar que Colombia se equivoque como lo hicimos nosotros. Petro significa el chavismo, encarna las mismas ideas, las mismas propuestas disfrazadas de benevolentes y lo que desean es enquistarse en el poder”, añadió Howard. Parte de estas actividades fueron una misa y eventos en las calles de Bogotá.

El desmarque de Petro con el chavismo ha sido notable al reiterar en varias alocuciones que en Venezuela ocurrió un fraude electoral encabezado por Maduro, buscando de alguna forma borrar esa imagen.

Venezuela también ha estado muy presente en la campaña de Duque. En la siguiente semana de la primera vuelta, el candidato visitó Cúcuta, en el Norte de Santander, ciudad que alberga a más de 100.0000 venezolanos, según el último censo realizado por el Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos en Colombia. Allí sostuvo un encuentro con trabajadores informales y refugiados. Duque ganó en los municipios fronterizos con Venezuela. “No sabemos si por el temor al castrochavismo o por sus propios méritos, pero mucha gente tiene miedo”, opinó César Rodríguez, docente universitario de nacionalidad colombiana.

Para Rodríguez, el tema venezolano ha sido determinante en la campaña y lo será este domingo, “porque Venezuela tiene una fuerte presencia en nuestro país, no tanto por la actual diáspora, sino por la influencia que ejerce tanto económica, cultural y social; somos muy cercanos”, analizó Rodríguez.

Lea también: ¿Colombia: una buena razón para quedarse?

En los últimos días de campaña, Duque siguió hablando del tema venezolano y en su cuenta de Twitter subió un video mostrando el apoyo de Lilian Tintori, esposa del líder de Voluntad Popular, Leopoldo López. “Este domingo, Colombia tiene la oportunidad de elegir, Venezuela vive una emergencia humanitaria que no se debe repetir en ningún país de la región, en ningún país del mundo. Los derechos humanos no tienen fronteras, por eso este domingo vota por la justicia, vota por la democracia, vota por la libertad, vota por Duque”, así se expresa Tintori en un video de casi 40 segundos.

Iván Duque.

Como Gustavo Petro lucha con la “sombra” del chavismo, Iván Duque tiene a su cuesta a Uribe que, según analistas, es el único lunar que presenta. “Es difícil verle la costura a Duque por su corta trayectoria; es un político muy joven que hace un año era prácticamente un desconocido en la escena nacional. Está muy cerca de convertirse en mandatario, pero la idea de tener a Uribe cerca aterra a muchos votantes”, comentó el profesor Rodríguez.

Alianzas

En medio de esta campaña “venezolanizada”, ambos candidatos buscaron alianzas para la recta final. Se generó mucha incertidumbre alrededor de Sergio Fajardo, candidato de centro que arribó de tercero en esa primera vuelta a solo 300.000 votos de Petro. Su apoyo al candidato de Colombia Humana podría significar un triunfo seguro, ya que ambas fuerzas sumadas tumbarían a Duque literalmente. Fajardo, que podría tener aspiraciones a corto plazo, decidió no apuntalar a ningún candidato, dejando la libre elección a sus electores.

A los simpatizantes petristas esto no les cayó bien; sin embargo, esto tiene una lectura: Fajardo posee un piso electoral que lo pudiese llevar a ser un fuerte candidato para la Alcaldía de Bogotá, ya que ganó en la capital en esa primera tanda; una sorpresa para muchos. “Quizá no quiso inclinarse a ninguno de los extremos para no ser señalado”, explicó Rodríguez.

Petro, que fue alcalde de la ciudad más importante de Colombia, quedó en segundo lugar en primera vuelta, detrás de Fajardo y Duque en tercero. Por eso, la campaña del Centro Democrático también tuvo jornadas fuertes en zonas urbanas de la ciudad, en barrios populares y en redes sociales.

Mientras tanto, Petro sumó una alianza muy importante: Antanas Mockus. El excandidato a la presidencia, en un acto un poco tardío, decidió apoyar al izquierdista, junto a la exllave vicepresidencial de Fajardo, Claudia López. Esto podría sumarle voluntades a Petro que, según varias encuestas, en la última semana estaba detrás de Duque por solo seis puntos. “Entre más tartamudeo más ganas me dan de hablar. Estamos ante una ventana de oportunidad que, según estudios, solo se da en Colombia cada ocho años. Esa oportunidad la representan @petrogustavo y @angelamrobledo”, publicó este viernes Mockus en su cuenta Twitter.

Pero Duque también pactó, contando con el apoyo del partido Liberal y del excandidato Germán Vargas Lleras, que tuvo más de un millón de votos y quedó de cuarto lugar en la primera vuelta.

Las cartas están sobre la mesa y todo está listo para que los colombianos puedan darle un vuelco a su historia eligiendo por primera vez a un presidente de izquierda o decantándose por una imagen joven que podría darle nuevos aires al uribismo, que ha gobernado por casi dos décadas


Texto publicado en El Pitazo el 16-06-2018

Léalo aquí en El Pitazo

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.