El roble llamado Mathías

El roble llamado Mathías

Un excelente ejemplo de vida


Por: Rafael David Sulbarán. PeriodistaTwitter.

Hijo de Onelio y La Chicha. Sobrino de Mathías


Escribir deprimido es muy difícil. Pero no estoy deprimido, estoy triste. La muerte de mi tío Mathías deja un hondo pesar en nuestra familia. Es una sensación de vacío que deja la ausencia de uno de tu equipo, de alguien que siempre estuvo allí. Alguien que te permitía manejar su carro siendo tu un niño en pleno estacionamiento del hipódromo. Aquel que se emocionaba igual que tu viendo un juego de beisbol. Ese que disfrutaba la música y que te inculcó mucha cultura sobre ello. Alguien que te enseñó el valor del respeto. Alguien que siempre tenía una broma o un chiste cercano. Alguien realmente valioso en esta vida. Un ejemplo.

Pero la vida continúa…y vaya que él tuvo una gran vida al lado de sus seres queridos.

Mathias Arturo Castillo González, el segundo hijo del matrimonio de Eudomario Castillo Clavel y Carmen Inés González Pinerúa. Nació un 17 de noviembre de 1954 en la ciudad de Cabimas. Desde pequeño fue inquieto y muy comelón, a pesar que era flaquiiiito. Mathías se podía comer hasta tres platos de espaguetti con carne y queso en una sola sentada a la edad de 12 años. «Mamá siempre pedía pollo a la canasta y Mathías su espaguetti, casi siempre lo hacía.», me cuenta mi madre, Carmen Inés Castillo González «Chicha» hablándome un poco sus anécdotas cuando iban a comer a algún restaurante. 

Desde jovencito Mathías presentó el interés por la música. Era un excelente estudiante. En bachillerato sacaba sus buenas notas, pero su gusto por el canto lo llevó a ser parte fundador de la Coral Lagoven junto a sus hermanos Elaine y Antonio. Más tarde entraría Marianela «Nela» y mi mamá que es la menor de todos. En esta agrupación entonaban famosas canciones venezolanas, valses zulianos, boleros, música sacra entre otras piezas. Allí compartía también con sus primos Gilberto Nava,Glenda Alicia Nava, Jorge Africano Castillo y Elizabeth González. De igual forma con grandes amigos como José Borregales. Todos parte de la familia.

En los años 70 el boom de la gaita zuliana la llevaban en las venas los jóvenes. El creciente grupo Gran Coquivacoa se proyectaba desde Cabimas como una de las promesas de la gaita. Mi tío Mathías fue uno de sus integrantes en los primeros años de éxito. Unas cinco temporadas se mantuvo con ellos realizando giras nacionales y grabando varios LP. Entonces no solo estamos hablando de mi tío, ese que disfrutaba tanto de una cerveza negra, sino de un ícono cultural del Zulia. Un gran músico.

Ya por esos años, Eneyda Beatriz Soto formaba parte de su vida. Una bella unión que duró más de 40 años. En la cercanía de la década de los años 80, Mathías y Eneyda se casan. Tío deja el Coquivacoa y da inicio a una larga y exitosa carrera dentro de la industria petrolera venezolana.También había dejado a un lado sus estudios universitarios. «Yo empecé cortando monte, picando matas, bastante vaina que llevé», recuerdo que siempre nos decía eso. Tío empezó desde cero en Lagoven, a pesar de que mi abuelo tenía varios décadas de servicio.

Esto lo estoy haciendo con mi memoria, creo que voy bien. Yo no había nacido. Llegué de cuarto entre los nietos en 1981. La primogénita de tío (y la mayor de todos los nietos) fue María del Valle, nació el 2 de septiembre de 1980. Mariana de los Ángeles es la segunda nacida en 1981. Eudomario José lleva el nombre de mi abuelo y es el menor, nacido en 1987. Daniel José, mi hermano mayor, Rodolfo Miguel, mi hermano menor, Daniel Arturo, María José, Juan Vicente y Argenis José completan el equipo de nietos. 

Con sus tres adoraciones en pleno crecimiento, Mathías logró asensos importantes en Lagoven, llegando a figurar como nómina mayor y en un alto grupo como jefe de la planta GLP.

Hace 20 años, en 1995 sufrió un percance enorme que casi le quita la vida. Un grupo de antisociales lo abordaron en su vehículo en horas de la noche luego de echarse unos tragos y comer algo. El grupo de 5, varios de ellos menores de edad, lo golpearon y metieron en el maletero del Fiat Regatta. Ruletearon con él hasta aproximadamente las 3:00 am.

Las consecuencias de este accidente le marcaron el resto de su vida. Tenía 40 años entonces. Estuvo varios meses hospitalizado. Mathías, el roble Mathías sobrevivió a esa noche.

Luego de esta dura etapa de su vida, Mathias logró comprar su casa propia. Con mucho esfuerzo y bastaaaante sacrifico finalmente tenía su techo propio. Ya con sus hijos pasando la etapa adolescente, apoyó también a su esposa en la fundación de una firma inmobiliaria, «Castillo Bienes y Raices». Con los ingresos de esta empresa, pudieron llevar muy bien los gastos y cubrir necesidades.

Sus tres hijos son universitarios. Mariana lo hizo en 2003, es odontóloga. María es TSU en diseño de interiores, logrando el grado 2005. Eudomario es ingeniero mecánico egresado en 2011. Vio a sus tres hijos casarse. María lo hizo en 2007 con el periodista y músico Lenín Pineda. Mariana se enamoró en San Felipe, estado Yaracauy y se casó con el contador y empresario Ramón Cordido. Eudomario se mudó a Estados Unidos y se casó con Patricia Gómez, una joven contadora.

De esas uniones se han procreado 4 nietos. Santiago Rafael es el mayor de María. Matías Agustín nació luego en 2011. Y en este momento al escribir las líneas están en camino Joaquín Alejandro y Sara Julieta. ¿Por qué incluyo esto en esta biografía? Porque tío una vez me dijo, en la última charla larga que tuvimos él y yo, hace unos meses, en agosto de 2014 cuando me llevaba a Barquisimeto a comprar un repuesto para mi carro «Yo en este momento me podría ir tranquilo, ya que vi a mis hijos crecer, graduarse, ser mujeres y hombres de bien. Conocí a mis nietos, he viajado. Disfruté bastante, parrandié, bebí, comí que jode, también viajé y vi un juego de beisbol de las Grandes Ligas. Me puedo ir tranquilo y contento».  Realizó muchas cosas que todos anhelamos, eso es algo muy bueno. Claro, obviamente a mi y a todos nos hubiese gustado tenerlo 540 años más, pero con estas palabras podemos consolarnos un poquito.Tio Matias (1)

Cuando me dijo eso, tío me contaba también lo dura que iba a ser su vida con esa nueva dieta que le obligaba la operación que le realizaron, además de la quimioterapia. Tío en 2013 presentó un tumor pequeño en las paredes del páncreas. Fue operado a principios de 2014. Luego, vino un proceso de quimio que duró unos meses. A finales de ese año recayó y un nuevo examen reveló la muy temida metástasis.

Malvado cáncer. Odiosa, traicionera enfermedad. Este 11 de marzo apagó su voz. El roble descansó. Esa voz parrandera que siempre nos animaba a cantar, a seguir sus gaitas, su salsa clásica, los boleros, la música venezolana, las baladas. Tío se nos fue, pero no sin antes lograr el grado como educador, algo que tenía pendiente y que logró. Se nos fue enseñándonos lo valiosa que es la vida, que debemos luchar duro,que no hay excusas. A mi me enseñó que a veces las mentiritas blancas son malas, que los Cachorros de Chicago algún día ganarán la Serie Mundial de Nuevo, que las Águilas del Zulia deben cambiar su filosofía y que Argentina es la mejor selección del mundo. Que se puede ser el mejor hombre del mundo para tu familia sin mucho esfuerzo.

Hasta luego mi tío Mathías, te quiero mucho te extrañaremos. Tendremos éxito por ti. De aquí en adelante todos los logros de Pluma Volátil estarán dedicados a tu memoria.

Aquí dejo una de sus canciones preferidas. «La última carta» de Oscar D’León con la Dimensión Latina. 


Texto redactado el 15 de marzo de 2015

 


Twitter: @PlumaVolatilWeb

BBM: 79646806

Instagram: @plumavolatil


 

5 comentarios en «El roble llamado Mathías»

  1. Hermano te felicito y te deseo lo mejor del mundo, estoy 100 % seguro de que tus exitos seran guiados por ese angel especial…. Te la comiste papa soy tu fan!… Molleja e bueno.. Sera que hacemos una parrandita en honor al roble

  2. Estúpido cáncer que se lleva a nuestros seres queridos! y es incríble la coincidencia mi querido amigo Rafael, y a mis amigas María del Valle y Mariana, que ese día, hace 4 años también falleciera mi papá por una metástasis… Lo bueno de todo, es que tenemos los recuerdos mas hermosos para siempre. Gracias a Dios tu tío y tu papá chicas, lograron ver la familia crecer… Papi verá el mío desde allá arriba con la llegada de la primera primogénita de las Villanas! Mis palabras de condolencia para ustedes aunque no llena el vacío que deja. Recuerden mis queridos amigos, llénense del recuerdo y el lejado que les dejó. Besos y abrazos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!